logo
home blog comix ilustración taller bibliografía info
taller
 
Crear una página:

Guion:

En primer lugar debemos disponer de un guión. La historia debe tener un mínimo de interés o no servirá de mucho esforzarse en el dibujo. El guión debe estar estructurado en páginas y, dentro de estas, en viñetas (todas convenientemente numeradas). En cada viñeta del guión debemos escribir una descripción de todo aquello que debamos dibujar, recreando, en la medida de lo posible, la ambientación de la escena. También deben ser incluidos los diálogos y textos de apoyo, que saldrán de boca de los personajes o narrador. Un guión de cómic debe ser lo suficientemente conciso para que pueda ser interpretado por cualquier dibujante (en el caso de que trabajemos en equipo). Si va a ser dibujado por nosotros mismos, y tenemos una clara visualización de lo que será la historia, nos podremos permitir simplificar la redacción.

PÁGINA 10

Viñeta 1
Trineo con cochero y doctor, atravesando una tormenta de agua nieve, de noche. Ladeando una zona boscosa. Toda la tira.
Texto: Lo siguiente que recuerdo tras aquella pesadilla fue la cruda realidad, espantosa como el peor de los sueños...
Texto: Llevaba tres días de viaje desde que me recogieron en la estación. Ya debíamos haber llegado a destino pero la oscuridad y el frío implacable se plegaban sobre nosotros una vez más. Las ropas, hinchadas por las precipitaciones, entumecían los huesos sumiéndome en un estado de parálisis.
Viñeta 2
Doctor y cochero en medio plano de perfil. Al fondo el espesor del bosque, donde se ven pequeños puntos de luz.
Texto: Me daba la sensación de ver pequeñas luces en movimiento. Tal vez habíamos llegado y los aldeanos salían a recibirnos...
Viñeta 3
Plano contrapicado. El cochero, en primer plano, se gira hacia la cámara y grita.
Texto: El cochero no hablaba nunca y sólo de vez en cuando me lanzaba un gruñido a modo de pregunta, para comprobar si seguía vivo. Pero esta vez le entendí fuerte y claro...
Cochero: ¡Lobos!
Viñeta 4
El trineo corre hacia la cámara. Le persiguen los lobos (alguno se lanza sobre el caballo). El doctor saca un arma del maletín.
Texto: En aquel momento comprendí para qué se me entregó aquel viejo revólver junto con mi instrumental médico...
Cochero: ¡Fuera! ¡Fuera!
Viñeta 5
El doctor pegando tiros a lo loco. No acierta ni uno, pues dispara con los ojos cerrados a causa del miedo que parece le causa el arma.
Doctor: ¡Largaos, alimañas!
Onomatopeya: ¡BANG! ¡BANG!
Viñeta 6
Un lobo salta hacia el doctor, que dispara instintivamente.
Lobo: ¡Groaaargh!
Doctor: ¡¡AHH!!
Onomatopeya: ¡BANG!
Viñeta 7
El doctor inmóvil en en trineo. La cara desencajada. Sujeta el arma con las dos manos y la contempla, como si no creyera lo que acaba de hacer.
Texto: Los lobos nos dejaron en paz y el cochero volvió a enmudecer. Ya no abrió la boca hasta el final del viaje. Aún no había llegado a mi destino y ya echaba de menos la ciudad, las farolas de gas, el teatro Bolshói...



Documentacion:

La documentación, tanto gráfica como escrita, es importante si queremos acercarnos en mayor o menor grado a la realidad. Los hechos históricos, el contexto socio político y el modo de vida en los que enmarquemos nuestra historia deben ser fieles a la realidad, a fin de conseguir una credibilidad que dará mayor solidez a nuestro argumento. Cualquier objeto que dibujemos debe parecerlo mínimamente. No siempre podremos dibujar de memoria, pues sería realmente difícil hacer de cabeza la Catedral de Nôtre Dame. En estos casos es mejor acudir a las bibliotecas o buscar información en internet.



Lápiz:
Contando ya con el guión terminado y toda la documentación gráfica necesaria, llega el momento de empezar a emborronar papeles. Debemos pensar que el papel en el que dibujemos el lápiz, por lo general, será el mismo que utilizaremos en el proceso de entintado, por lo tanto mejor escoger un soporte con un mínimo de calidad (que resista bien el borrado, el rascado de la plumilla o la humedad de las masas de negro al rellenar con tinta y pincel). Los papeles de marca Geller, Zanders o Guarro, en calidades mate o satinado, suelen ofrecer buenos resultados. Es conveniente dejar la página a lápiz lo más limpia posible a fin de facilitar el entintado.
En este caso el lápiz está poco acabado y hecho sobre papel folio
porque no se va a entintar con las herramientas habituales. Se escaneará y entintará digitalmente.




Tinta:

La tinta es la parte más delicada, pues podemos echar por tierra el trabajo o conseguir un buen acabado, equilibrando las masas de claro oscuros.
Es importante tener en cuenta si la historieta será a color o blanco y negro. Una historia a color deberá entintarse con menos mancha de negro para poder trabajar la iluminación con el color. En el caso de un cómic en blanco y negro el trabajo de iluminación se reduce a estos dos colores. Debemos crear contrastes entre negros y blancos para dar más variedad y riqueza a la imagen. La organización de contrastes ha de ser estudiada para conseguir una distribución equilibrada de masas claras y oscuras. Podríamos hablar en términos de "peso" para afrontar la distribución de manchas de negro y blanco.
Las herramientas habituales son pincel o plumilla (algunos rotuladores proporcionan buenos resultados). En este caso la página está entintada digitalmente. Primero se ha escaneado el boceto a lápiz, después se ha abierto con Painter o una aplicación similar y, superponiendo una capa transparente, se ha procedido al entintado usando una tableta Wacom.




Color:
El color puede ser directo (sobre el original) o infográfico (sobre una página escaneada en blanco y negro, como el caso de abajo). Es importante elegir las pinturas en función del tipo de trabajo que realicemos (las acuarelas y anilinas dan colores más transparentes y luminosos, mientras que el gouache y acrílicos dan un aspecto más opaco a la ilustración). Mediante el color infográfico podremos ejercer un mayor control sobre los porcentajes de color, además las posibles rectificaciones siempre serán menos traumáticas.
Mediante la iluminación debemos recrear un ambiente, un volumen y una expresión. El color debe ser utilizado como una herramienta narrativa (al igual que el guión o el dibujo). Debemos utilizarlo también como elemento clarificador a la hora de organizar la composición de una viñeta, acercando o alejando planos.




Rotulado:
El rotulado es importante que sea limpio, legible. Generalmente, en la historieta, se usan tipografías de "palo seco". Conviene que no se ajusten en exceso al contorno del globo o bocadillo. Si se va a rotular infográficamente, un buen programa para crear fuentes es Fontographer. Las páginas coloreadas las montaremos en un programa de maquetación (QuarkXPress o Indesign) e insertaremos los diálogos en sus correspondientes bocadillos, ajustando el cuerpo del texto para que no quede excesivamente apretado en los globos.



Finalmente mandamos el trabajo a la editorial, de aquí al servicio de filmación, luego a imprenta y por último al kiosko.


Copyright © Jaime Martín. Todos los derechos reservados.